domingo, 6 de febrero de 2011

"TEXTOS BÍBLICOS PARA ESTE DOMINGO Y PARA TU VIDA"


Textos bíblicos para salvación:

S. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Romanos 5:8 Más Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros
Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
Juan 1:12 Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
San Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
1 de Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad

Oración para salvación y vida eterna:
Dios en el nombre de Jesús te pido perdón por todos mis pecados, me arrepiento ahora de cada uno de ellos.
Confieso que recibo a Jesucristo en mi corazón como mi salvador personal.
Anotá mi nombre en el libro de la vida. Amén (así sea)


Más textos bíblicos para el mensaje de salvación:

S. Juan 3:7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.
Hechos 16:30-31 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.
Romanos 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.
Hechos 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
Apocalipsis 1:5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,
Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
10:10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
Romanos 8:16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Leo cada uno de estos textos bíblicos y pienso en el infinito y gran amor de Jesús.
Pienso en su poder, en su unción, en su majestad, en su fidelidad y en su naturaleza divina que es amar, siempre y por siempre amar.

Gracias a su sacrificio en la cruy, gracias a su resurrección, gracias a su obra redentora, nosotros tenemos salvación y vida eterna.

Yo me decidí por Jesús hace 25 años atrás y nunca, pero nunca me abandonó, me defreudó y me rechazó; todo lo contrario, me amó, me sanó, me libertó, me enamoró, me cuidó, me abrazó y lo sigue haciendo cada segundo de mi vida.

DECILE SÍ a JESÚS....ENTREGALE TU CORAZÓN A ÉL HOY....DALE EL CONTROL DE TU VIDA...
Y TE ASEGURO QUE JESÚS TE DARÁ UN NUEVO CORAZÓN.



!Qué Dios te bendiga!