viernes, 28 de enero de 2011

"ME PUSE UN COLLAR....Y COLOQUÉ FLORES EN MI ESCRITORIO"


La historia de Camila:
Acá estoy, otra vez en mi computadora, trabajando y creando diferentes temas.
Tengo muchas amigas, tengo familia, tengo un esposo, dos hijitas y una perrita.
Pero hace un tiempo que todo abandoné, dejé de lado mi casa, ya no le tengo paciencia a mis hijas, no sé casi nada de mi esposo y ni hablar de mi familia y mis amigas.

Ya sé lo que estás pensando y creo que tenés razón.
Sí!!!... dejé todo de lado por mi fría ambición.
Comencé a sentirme útil, comencé a soñar, sin darme cuenta que de a poco todo de mis manos se me iba a escapar.

Recuerdo cuantos sueños teníamos con Javier, mi amado esposo, en todos nuestros planes y proyectos él siempre me alentaba.
Pero un día quise dejar de soñar y demostrar que puedo sola y que eso no está mal.

El tema fueron mis frutos, ambición, mal humor, temor, desesperación, aislamiento, orgullo y muchas cosas más.

Ah...me olvidaba de contarte pude también adelagazar siete kilos, el sueño de casi toda mujer.
Pero bajo el precio de no comer, para poder así ser aceptada.

!Qué vida tan desordenada estoy llevando!!
!No sé cómo salirme de este lugar, me estoy ahogando!

Pero esta mañana algo me sucedió, sentí cerca mío unas pisadas muy suaves, parecía que alguien estaba parado frente a mí.
Esa presencia no me era ajena, simplemente que con tanto trajín me había olvidado de que Él existe.

Cerré mis ojos, saqué mis manos del teclado, le dí mi espalda a la computadora, me puse de pié, fuí a mi habitación, me cambié, me peiné, me puse el collar que mamá me regaló cuando me casé....luego fuí a mi jardín, hacía tanto que no salía, entonces descubrí que hermosas flores lo cubrían.
Tomé dos jarrones y los llené de flores, me acerqué a mi escritorio y con todo mi amor, un amor que hacía mucho tiempo no sentía, los coloqué junto a mí.

!Cómo pude olvidarme de Dios, cómo pude dejar de lado a mi familia, cómo pude abandonar mi aspecto, cómo pude.....!!!!

Pero hoy todo cambió, tan sólo al sentir sus pisadas, Él...sí Jesús...tocó mi corazón.

Querida amiga: Lee detenidamente este texto de la Biblia.
Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo

Jesús está llamando a tu corazón, Jesús anhela que puedas escuchar su voz, Él desea ayudarte para que vos puedas volver a sus caminos.
Porque sus pisadas están siempre cerca tuyo, solamente hay que escuchar....así como lo hizo Camila.
Ella pudo reconocer su situación, su vida tan desordenada, tan lejos de la paz y el amor de Dios.

Jesús siempre está, Él está ahora a tu lado preciosa amiga....dejalo a Dios obrar y dale tu preciosa vida hoy.

!Qué Dios te bendiga!