domingo, 30 de enero de 2011

"DEFENDAMOS A NUESTROS NIÑOS"


¿Qué es el Abuso Sexual Infantil?

“La implicación de un niño o de un adolescente menor en ACTIVIDADES SEXUALES ejercidas por los ADULTOS que buscan principalmente la satisfacción de éstos, siendo los MENORES DE EDAD, INMADUROS y por tanto INCAPACES DE COMPRENDER el sentido radical de estas actividades y por lo tanto de dar CONSENTIMIENTO REAL.

Estas actividades son INAPROPIADAS A SU EDAD y a su nivel de DESARROLLO PSICOSEXUAL y son impuestas bajo presión por la VIOLENCIA, la AMENAZA, el CHANTAJE o la SEDUCCIÓN, y transgreden tabúes sociales en lo que concierne a los ROLES FAMILIARES”

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR EL ABUSO SEXUAL?

· Enseñar a los niños que tienen derecho a decir NO, aún a los adultos que los hacen sentir incómodos.
· No dejarlos en compañía de personas de quienes se sospecha que puedan ser abusadores.
· Enseñarles la diferencia entre secretos buenos (un regalo, una sorpresa) y malos (callar cosas que no les gustan o los pone incómodos).
· Enseñarles que hay adultos que pueden parecer agradables pero cometen actos inapropiados.
· Enseñarles que su cuerpo les pertenece y que sus partes íntimas son privadas. Nadie tiene derecho a tocar ni a pedir que lo toquen en esas zonas. Deben distinguir la diferencia de las caricias cariñosas, saludables y necesarias de los tocamientos inadecuados. Los abusadores familiares aprovechan el momento de la higiene o el baño para encubrir sus acciones.
· Inculcar que siempre cuenten a sus padres o a alguien de confianza lo que les preocupa, les da miedo o los confunde, que no se callen una preocupación, que insistan y si no les creen, que sigan intentando hasta obtener ayuda.
· Aunque hay que desconfiar más de la seducción y la manipulación, en caso de que alguien quiera utilizar la fuerza, que griten y traten de escapar. Las criaturas pasivas, tímidas y manejables son las víctimas que eligen los abusadores por lo general.

El objetivo no es atemorizarlos ni educarlos en la desconfianza, pero sí terminar con el desconocimiento sobre el tema del maltrato y el abuso, entrenar a los niños para que confíen en que pueden defenderse, inculcándoles que tienen derecho a tener decisiones propias y subrayar que no son culpables de las malas acciones de los adultos, y que no se queden solos con su dolor.

(Material extraído del Instituto Eirene)

Aprendamos a creerle a la víctima, los niños no mienten, ellos hablan y dan detalles de cosas que ní conocen.
Los niños son víctimas, no son victimarios.
No podemos como adultos y mucho menos como cristianos, dar la espalda a este tema.
Debemos levantarnos y amparar a nuestros niños y adolescentes.

De mi humilde lugar, creo que es tiempo de hacer prevención sobre maltrato, abuso, discriminación, violencia de género, etc. en los colegios y en todo lugar que se nos presente oportunidad.

La mayoría de los maltratos y abusos que sufren nuestros niños y adolescentes, los padecen en sus propios hogares, por sus padres, abuelos, tíos, etc.

Se me estremece el alma y mi corazón se llena de dolor con tan sólo pensar lo que viven estas criaturas.

Clamo a Dios en este día, para que muchas personas asuman el compromiso y en cada lugar del mundo nos podamos levantar en amor y sabiduría para defender esta causa.


!Qué Dios te bendiga!