lunes, 20 de diciembre de 2010

"PROSPERIDAD INTEGRAL PARA NUESTRAS VIDAS"


* Aprender a "vivir", significa descubrir la tarea para la cual hemos nacido, poner en práctica los talentos y dones que Dios nos ha dado, cocentrarnos en las cosas trascendentales como servir y enriquecer la vida de nuestro cónyuge, amar y enseñar a nuestros hijos, desarrollar nuestra vida personal y profundizar nuestra vida espiritual.

* Dios quiere que tú, como crisitana, tengas vida y la tengas en abundancia.

(Extraído del libro: "La mujer que prospera")

Que importante que es querida amiga, que al finalizar ya este precioso año 2010, podamos hacer un balance de nuestras vidas y además fijarnos en Cristo metas para el 2011.

Yo tomé la decisión de no entrar al año 2011 con mis mismas actitudes y temores.
Por eso hoy me levanté super temprano, me puse a orar y me fuí a andar en bici para hablar con Dios más distendida.

!No podemos y no nos merecemos como hijas de Dios entrar al año que viene con todo el peso del 2010!
San Juan 10:10 nos invita a tener en Jesús una vida en abundancia y yo no me quiero quedar afuera.
Debo identificar cada área que el diablo vino a robar y las que yo me dejé robar, renunciarlas, pedirle perdón a Dios y entregarlas en sus preciosas manos.

Dios no nos puso por cola, sino por cabeza.
Dios no desea que seamos esclavas, sino mujeres victoriosas en Él.
!Claro qué nos van a pasar cosas, pero todo implica un desafío, todo nos lleva a crecer si permitimos que Jesús trabaje en nuestras vidas!
!Dejá que el Espíritu Santo te llene de su presencia hoy!
!Dejá que la paz de Jesús y su suave perfume te envuelvan en este bello día!

Levantá tus manos al cielo y decile a Dios:

"Padre Dios, en el nombre de Jesús, te pido perdón por mis pecados.
Renuncio ahora a todo lo que me ata y carga mi vida.
Renuncio a la culpa, a la depresión, a la falta de perdón, tomo la decisión de perdonar a ......,(poné el nombre de o las personas que tenés que perdonar).
Renuncio a todo pensamiento de muerte, a todo intento de suicidio, a todo aborto, a toda pornografía, a toda masturbación, a todo adulterio o fornicación, renuncio a los recuerdos del pasado que me agobian, renuncio a toda magia negra, umbanda, hechicería, ocultismo, etc. en el nombre de Jesús.
Renuncio a todo vicio, a toda maldición familiar, a toda malas palabras, a toda enfermedad, a toda frustración, a la pobreza, a la incredulidad.
Me declaro libre ahora y cubro mi vida con la sangre de Cristo Jesús.
Espíritu Santo traé a mi memoria todo lo que no te agrada para que yo lo pueda sacar de mi vida en el nombre de Jesús.
Llename de vos hoy, te necesito.
Amén. (Así sea)


!Qué Dios te bendiga!