viernes, 17 de diciembre de 2010

"ÉL ESTÁ PASANDO A TU LADO"



Allá va....es Jesús el Nazareno.
Fijate bien, carga una cruz sobre su cuerpo.
Le han puesto en su cabeza una corona de espinas y además lo han lastimado y humillado.
Su destino final, parece que es morir en un madero.
Será clavado y azotado.
Más Él herido fue por nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados.(Isaías 53:5)

Es increíble que soporte tanto dolor sólo por amor.
Nuestra mente humana no logra captar tan magnitud de sacrificio y pasión.
Allá va...con su rostro sudado y su cuerpo lastimado.
Pero si es Jesús, el hijo del carpintero.

Parecería que todo se termina, lo han clavado, lo han azotado, lo han desangrado y lo han humillado.

Pero de repente todo se oscureció, había mucho miedo entre la multitud.
El cielo dio su voz más fuerte, la tierra tembló, el aire se puso pesado y todo estaba a oscuras alrededor.

Nadie se imaginaba lo que iba a acontecer, el mismo Jesús venció a la muerte y a satanás.
Descendió al infierno y la batalla ganó.
Le pisó la cabeza al diablo y al tercer día resucitó.

¿Pero quíen dijo que su destino final era morir en un madero?
Para nada señoras y señores....Jesús es el guerrero.
No hay nada ni nadie que se levante contra Él.
Él venció a la muerte y nos puso su vida eterna a nuestros piés.

Hoy por medio de su derramamiento de sangre, por medio de su muerte en la cruz, por medio de su resurrección y vida....Somos herederos y coherederos de la gracia divina.

Allá va.... !Qué hermoso!!!
Mirá como se le presentó a María Magdalena, tiene su cuerpo resucitado y la fragancia que lo envuelve es el amor.
Mirá que hermosa su mirada, mirá que belleza su rostro resplandeciente.
Él ama y honra a las mujeres, Él sabe cuidar a sus hijas!!

Allá va querida amiga, está caminando hacia donde estás vos, te está extendiendo su preciosa mano y te está invitando a que creas en su obra de amor.

No dejes terminar este año sin recibir a Jesús en tu corazón:

Padre Dios en el nombre de Jesús, te pido perdón por todos mis pecados, me arrepiento ahora.
Declaro que recibo a Jesús como mi Salvador personal, anotá mi nombre en el libro de la vida.
Pido al Espíritu Santo que me llene de su amor y de su Unción.
Amén. (Así sea)


San Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna


!Qué Dios te bendiga!