sábado, 6 de noviembre de 2010

"ESTA MAÑANA ME DESPERTÉ BIEN TEMPRANO Y ME DÍ CUENTA QUE ESTOY...."


Eran las siete de la mañana y la verdad que justo hoy sábado quería dormir.
Pero lo primero que se presentó en mi mente fue recordar parte de mis últimos años.
Entonces recordé la sanidad que Dios hizo en mí.
Si hoy tengo 44 años y a los 30 años me habían dado cuatro años de vida, no tengo que ser muy inteligente para calcular que hace 10 años que ya tendría que haber muerto.

Guau!!! Te lo cuento y me emociono.
Pienso en todos los momentos lindos que viví y en otros tantos que no supe como hacer con los problemas que se me venían encima; pero no importa de todo aprendí.

Hoy quiero comenzar mi sábado dando gracias a Dios por regalarme todos estos años más de vida.
Y quiero alentarte a vos querida amiga a que confíes en Él.

¿Cuál es tu dificultad?
Tal vez una enfermedad, quizás te despidieron del trabajo, puede ser que tu matrimonio se esté por destruir, como estuvo el mío.
Quiero decirte que no dejes pasar este día sin invitar a Jesús a tu corazón, te aliento a que le creas, a que lo dejes obrar en tu vida.

Para Él sos tan especial y te ama tanto, que cada instante desea tenerte en sus brazos.
Si supieras cuanto te anhela y desea acariciar tu corazón.

Cuando pasé por momentos difíciles en el único lugar que me sentí segura y pude llorar con ganas fue en sus brazos, porque te aseguro que cerrada la puerta de mi habitación, al derramar mis lágrimas en mi almohada, y pedirle ayuda a Jesús....inmediatamente comenzaba a sentir su calor, su compañía y su aliento de vida.

Dios es real, Él está a la puerta de tu corazón y del mío constantemente, esperando que le invitemos a entrar.

No dejemos pasar este día sin que le digamos:
Dios perdona mis pecados, recibo a Jesús en mi corazón como mi Salvador personal, te necesito, ayudame, restaurame, acompañame, consolame y llená mi vida de tu Presencia.
Declaro un sábado de bendición sobre mi vida y mi hogar, en Cristo Jesús.


Te mando todos mis cariños.

!Qué Dios te bendiga!