lunes, 29 de noviembre de 2010

"CONSEJITOS DE ALCOBA"



A LAS CASADAS LES DIGO....
¿Qué ropa interior usás?

Me asombra mucho, ver el tabú que existe en cuanto al tema de sexualidad y de como seducir al esposo.
En primer lugar, quiero reivindicar a las mujeres que tienen un cuerpo espléndido. Ya sea porque la naturaleza las privilegió, o porque se han esforzado en conseguirlo; muy bien chicas las felicito, sigan así.
Pero que hacemos el segundo grupo, al cual pertenezco, donde la celulítis es el plato del día y donde las várices, intentan adornar tus piernas, cuan arbolito de navidad en noche buena.
¡Pero qué hago, me recluto y quedo amargada esperando que todo se me termine de caer!
O afronto la situación y me tiro a la pileta, con celulítis y todo...
Andá hasta el placard y fijate que prenda íntima tenés guardada; muchas veces me pasó el querer estar sexy para Jorge y no tener plata y lo que es peor querer ponerte lo de la noche de bodas y darte cuenta que ahora no te entra.
Sí a vos también te ocurrió lo mismo que a mí, bárbaro ya somos dos; bienvenida al club, pero hagamos algo urgente...

Quiero explicarte que el hombre por naturaleza es conquistador, así que cuando su mujer no se arregla para él, está haciendo que él se sienta frustrado en esa área. Obviamente que no estoy hablando de parejas que están atravesando grandes conflictos, estas deben buscar urgente ayuda profesional y pastoral.

Si tenés estéticamente mal tu pancita, búscate una ropa interior de tiro alto, pero con encaje, son muy sensuales.
No tenés porque estar con bombachas gigantes de algodón todas estiradas que la heredaste de tu abuela.
Otra cosa muy importante es la depilación, ¡chicas!.....
Hay veces que parecemos un cáctus, que si se nos acercan se pinchan de tal forma que hay que aplicarles la antitetánica.
Y ni hablar de esas noches románticas frustradas, porque el pobre se te acercó y quedó pegado a la gigantesca capa de crema que cubre nuestro rostro.
Hay olores vaginales muy fuertes, la mujer tiene flujo muchas veces con olor penetrante; hay que tener cuidado y mantener la higiene de esa zona.

Otro enemigo de nuestra noche romántica son las discusiones, tené mucho cuidado con esto.
Cuando vivimos viendo todo lo negativo de ellos y se lo decimos todo el tiempo, puede provocar una ruptura, no sólo en el romanticismo de tu pareja, sino que poco a poco va matando tu relación integral en el matrimonio.

Otra área muy importante para trabajar es justo cuando estamos haciendo el amor y nuestra cabeza vuela a mil en diferentes temas.
Como por ejemplo:
* ¿Habré pagado los impuestos?
* ¿Cerré la llave de gas y las puertas?
* ¿Tapé bien a los chicos o se habrán destapado y están con frío?
* ¿Llamé hoy a mi mamá por teléfono?
* ¿Pedí turno con la peluquera y con el ginecólogo?
* Uy! No me puedo acordar como terminó la novela.
* ¡ Qué feo está el techo de esta pieza! Le voy a decir al gordo que lo pinte.
Y por supuesto millones de etc. ¡Más!!
¿Te resultan familiar?

Tuve que trabajar por mucho tiempo en el área de controlar mis pensamientos justo en ese momento, porque entendí que mi esposo se merece que yo esté entregada a él toda!!
Lo primero que hice, fue compartirle lo que me pasaba y además aclararle que la mayoría de las mujeres sufrimos de tener hiper-super-manía de pensar a mil en todo momento.
Le pedí que me tenga paciencia, porque me iba a esforzar en cambiar.
Gracias a Dios, fue otra área más de mi vida que obtuve la victoria.
Y no te ruborices, porque Jesús es nuestro mejor amigo y con El podemos conversar abiertamente de todo, inclusive de lo sexual.
(De mi libro "Ahora sé quien soy" // aún no editado)

Reflexión final:
!Qué difícil se nos hace a las mujeres y en especial a las que ya pasamos los cuarenta años, sentirnos muchas veces atractivas!
Pienso que tanto bombardeo de imágen en los medios, tantas mujeres que se ven espléndidas, aunque llenas de cirujía para estar así, nos hace sentir que nunca estaremos diez punto para nuestros esposos.

No quiero terminar el año con la presión que el mundo que nos rodea nos pone.
Quiero descubrir la mujer interior que hay em mí y quiero que descubras la mujer interior que hay en vos.

Cuando voy a los brazos de JESÚS.... realmente mi autoestima se levanta.
Él me acaricia con su amor y habla a mi interior.
Es entonces que entiendo cuánto vale la belleza interior.

Deseo que Dios nos de sabiduría para vivir una vida integral en victoria.
Una vida en dónde nuestro cuerpo esté sano, en donde nuestras emociones estén equilibradas y en dónde nuestro espíritu esté alineado al Espíritu Santo.

Te bendigo amiga y lectora, deseo que todas las bendiciones de Dios te alcancen y que tengas con tu esposo la noche más dulce y romántica.

Pero vamos....corré....abrí tu placar y ponete algo lindo, sólo para él.

!Qué Dios te bendiga!