domingo, 7 de noviembre de 2010

BUSCÁ PAPEL Y LÁPIZ: HAGAMOS UNA LISTA


_¡Qué!! No, para Tere, a mi no me gusta escribir.
Además, no necesito papel, mi cerebro es una computadora (a punto de explotar) tengo todo grabado en mi cabeza.
___¿Quién de ustedes dijo eso chicas ? No te olvides, todo lo podemos en Cristo, no en nosotras. El te fortalece, si lo haces sola te agotás. (Filipenses 4:13)

El hacer listas de prioridades, para llevar mi día adelante me fue de mucha ayuda; ya que aprendí a organizar mi tiempo y a no culparme por las cosas que no llegaba a realizar en el mismo día.
Al comienzo fue muy difícil para mí, ya que mi mente no entendía que tenía el derecho a descansar, a distraerme, a sentarme un rato y a estar sin hacer nada. Lloré mucho y varias veces sentía que me volvía loca. Pero era consiente que la estructura en mi vida era muy grande. Así que dejé que el Espíritu Santo ponga sus manos en mi vida y comience a trabajar.
Y bueno, todavía estamos en plena obra en construcción, pero me gusta los cambios que Dios está haciendo en mí.
Por muchos años, no me permitía poner el lavarropas más tarde de las ocho de la mañana, aún en vacaciones. No importaba el lugar en el que me encontraba, me levantaba temprano para lavar y para limpiar. Recuerdo unas vacaciones de verano, habíamos alquilado una casa frente al río y a las sierras en Calamuchita, provincia de Córdoba.
Eran las ocho de la mañana yo estaba extendiendo una pila de ropa que ya había lavado, mientras Jorge leía la Biblia, sentado en una piedra en el río, con un paisaje realmente majestuoso.

Hoy quisiera volver el tiempo atrás y sentarme junto a él y disfrutar de esa bendición tan grande que Dios nos estaba dando. Pero estoy tratando de mejorar mi presente, para vivir de una manera superior ahora y en el futuro. Solo Jesús trae libertad a una vida, solo El tiene poder para romper patrones tan grandes que nos atan y además los vamos delegando de generación a generación.
La enfermedad y el perfeccionismo te debilitan de tal manera, que te roban la esperanza, intentando así poder anular la fe que habita en vos.
Si estás atravesando por una situación así, quiero decirte:
!No bajes nunca los brazos, en Cristo está la solución!
Ël te ama y está dispuesto a ayudarte y a enseñarte a vivir una vida superior en Él.
(de mi libro ´"Ahora sé quien soy" //aún no editado)

!Qué Dios te bendiga!