jueves, 23 de septiembre de 2010

"HISTORIAS SECRETAS"



“LA VIDA DE FLORENCIA”

Aprender a vivir...!Cómo me cuesta!!!
Después de estar tantos años internada, ajena y alejada de todo, es una tarea muy difícil volver a levantarme cada mañana y ver el sol.
Necesito tiempo. Necesito mi propio espacio. Necesito volver a conquistar mi corazón que está tan dañado.
La noche se acerca, hace frío, tengo hambre y deseo de todo corazón ver una linda película. Vivo sola, porque cuando enfermé tan grave mi pareja me abandonó, mis padres viven en Canadá, estuve en estado vegetativo por dos años y de un momento a otro desperté. Me habían puesto una enfermera para que me cuide, a la cual le estoy agradecida, ya que nadie más quiso estar a mi lado.
Tengo ganas de trabajar, de tratarme las várices y la celulítis y conseguir un buen chico que me ame y se quiera casar conmigo.
Me quiero ir de luna de miel al sur de mi país. Quiero recorrer toda Argentina, quiero comer mucho, hacer gimnasia, salir al cine y tener muchas amigas.
Pero un momento, recién hace dos días que volví a mi casa. Mi ropa ya está fuera de moda, mi pelo se ve horrible y me falta depilarme toda.
¡Cómo quisiera volver el tiempo atrás!!!
Pero entiendo que debo ser positiva y agradecida con Dios, porque en verdad he vuelto a la vida.
Creo que voy a abrir mi ventana y desde aquí, desde mi departamento en el 6: B, voy a gritar con todas mis fuerzas.....!Estoy viva y amo a Dios con todo mi corazón!!!
Ya sé, voy a ponerme linda, voy a estudiar y trabajar y voy a entrar a algún lugar en donde se dedican a ayudar a las mujeres con problemas extremos.
No debo, no puedo y no quiero dejar pasar esta oportunidad de ayudar a los demás. Esta vez no voy a dejar que se me vaya el tren, no me voy a subir en la estación equivocada.
Siento en lo más profundo de mi ser, que estoy saliendo de este invierno, para comenzar a vivir una florida y perfumada primavera.
No puedo depender siempre del cariño de los demás, no puedo vivir de los recuerdos, no puedo alimentar mi mente con terribles momentos de mi pasado.
“Hoy es el día de cambiar, hoy es mi día de cambiar y lo voy a hacer, me voy a levantar en Dios y con sus fuerzas voy a emprender mi nueva vida!
Sí.... una vida en abundancia, en paz, en amor y lejos del resentimiento y el rencor.
Tengo tantas ganas de abrazar a alguien. Por favor, extendé tus brazos hacia este escrito y simulá abrazarme, necesito sentir el cariño de una amiga, de una mamá, o de una hermana.
Creo que no estoy tan sola después de todo, porque si seguiste leyendo hasta acá, entonces cuento con tu tiempo y tu aprobación.
¡Gracias!


!Qué Dios te bendiga!