miércoles, 19 de mayo de 2010

LA MUJER VIRTUOSA. ___ PROVERBIOS 31:10-31 (de mi libro: Ahora sé quien soy/aún no editado)




Mujer virtuosa, ¿ quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la
de las piedras preciosas.
El corazón de su marido está en ella confiado,
y no carecerá de ganancias.
Le da ella bien y no mal
Todos los días de su vida.
Busca lana y lino,
Y con voluntad trabaja con sus manos.
Es como nave de mercader;
Trae su pan de lejos.
Se levanta aún de noche
Y da comida a su familia
Y ración a sus criadas
Considera la heredad, y la compra,
Y planta viña del fruto de sus manos.
Ciñe de fuerzas sus lomos,
Y esfuerza sus brazos.
Ve que van bien sus negocios;
Su lámpara no se apaga de noche.
Aplica su mano al uso,
Y sus manos a la rueca.
Alarga su mano al pobre,
Y extiende sus manos al menesteroso.
No tiene temor de la nieve por su familia,
Porque toda su familia está vestida por ropas
dobles.
Ella se hace tapices;
De lino fino y púrpura es su vestido.
Su marido es conocido en las puertas,
Cuando se sienta con los ancianos de la
tierra.
Hace tela, y las vende,
Y da cintas al mercader.
Fuerza y honor son sus vestidura;
Y se ríe de lo por venir.
Abre su boca con sabiduría,
Y la ley de clemencia esta en su lengua.
Considera los caminos de su casa,
Y no come el pan de balde.
Se levantan sus hijos y la llaman
Bienaventurada;
Y su marido también la alaba.
Muchas mujeres hicieron el bien;
Más tu sobrepasas a todas.
Engañosa es la gracia y vana la hermosura;
La mujer que teme a Jehová, esa será alabada
Dadle del fruto de sus manos,
Y alábenla en las puertas sus hechos.

¡Cómo me bendice este proverbio ! Me alienta a perseverar cada día, me incentiva el ver como una mujer que busca de Dios, la sabiduría de lo alto reposa sobre ella, aún para hacer las tareas cotidianas. Quiero detenerme en algo sobre este poema de proverbios. Fijáte como recalca constantemente la actividad de sus manos, ella no conocía la pereza, ella era activa. Era una mujer que tenía metas definidas para llevar a su familia adelante, su marido estaba más que confiado, ya que esta mujer tenía una buena mayordomía de su tiempo, del dinero, de todos los bienes y de su familia. Dios nos creó y puso sobre nosotras talentos, los cuales debemos descubrirlos y desarrollarlos. Somos por naturaleza creativas, Dios puso ese talento en nosotras y si no te sentís así, pedíle a Dios ayuda. Quien mejor que Él, para aconsejarte, para alentarte y para amarte.

Vamos a orar: ** Dios, en el nombre de Jesús, te pido que me ayudes para que pueda ser una mujer virtuosa, para que mis manos den buenos frutos. .Necesito que me enseñes a practicar una buena mayordomía con mi vida. Te amo y te necesito.**

!Qué Dios te bendiga!