sábado, 13 de marzo de 2010

"A TODA MUJER"


Sé que a toda mujer nos gusta vernos bien, estar de buen ánimo, estar delgadas, nos encantaría no indisponernos, obviamente no tener nuestras emociones tan alteradas; a toda mujer nos encanta sonreirle a la vida, que nos regalen flores y nos llenen de poesías.
Pero me he dado cuenta....que no siempre eso sucede, que a veces llueve y no tenemos impermeable para nuestro corazón.

Le preguntaba a Jesús desde mi corazón, que mensaje darle a cada mujer, si hablar de su poder sanador, si enseñar de su mensaje de salvación o si de explicar sobre la restauración.

Pero ÉL...con su infinito amor, me contestó.
Hablales sobre lo que aprendiste en este último tiempo vos.
Hablales que soy incondicional, que estoy siempre presente, que soy consuelo a la mujer afligida, que tengo todo el tiempo para sentarme a su lado y secar sus lágrimas y escucharlas hablar.
Deciles que mi corazón está con ellas, que no me vean sólo como Dios, sino por favor que comprendan que soy su más fiel amigo.

Deciles a cada una de ellas, que en estos últimos años, te sostuve de mi mano derecha, que te escondí en mi palma, que te defendí como principe enamorado.
Deciles a cada una de ellas, que todo lo veo, cada palabra que las lastima, cada mentira que ponen sobre ellas, cada abuso físico, verbal o emocional, ante mí no se escapa.
Deciles a cada mujer, que así como estuve con vos, en estos últimos años, cuando te lastimaron he injuriaron y supiste llorar en mis brazos y esperar en mí la solución, así y mucho más deseo hacer en cada mujer.

Es tiempo de levantarse en fe, es tiempo de amar y dejarse amar, es tiempo de refrescarse en los ríos de Dios, es tiempo de saber quien somos en verdad en Cristo Jesús.

Amadas amigas, claro que me encanta enseñar sobre el mensaje de salvación, sanidad y restauración.
Pero sentí tan profundo en mi corazón, el clamor de Jesús, pidiendo que nos levantemos para ayudar a tantas mujeres que sufren y que les enseñemos a acercarse sin miedo a Él.
A Dios no le agrada que lo veamos desde una lejanía inalcansable, lo que ama nuestro Señor es tener una relación de amor y de paz con cada una de nosotras.
Hoy es el día de intentar acercarte sin temor a Jesús, hoy es tu día amiga mía, hoy lo es!

!Qué Dios te bendiga!