martes, 9 de marzo de 2010

"SIEMPRE SERÉ UNA NIÑA PARA TI"


Aunque soy ya una mujer de cuatro décadas, sé desde lo más profundo de mi corazón que sigo siendo una niña para vos.
Y a pesar de mi madurez, de mis responsabilidades, de mis años ya vividos, en tus brazos me acunás como si fuera una tierna niñita, necesitando de tus caricias, amor y palabras dulces.

Como me gusta tenerte, como me gusta despertar entre tus brazos, como me gusta escuchar el latir de tu corazón.
No te cambiaría por nada en el mundo, todo lo tuyo me gusta.
Tu perfume, tu sonrisa, tus canciones resonando en mis oídos.
Todo me atrapa de vos y aunque esté oscuro y sea bien de noche, al saber que te tengo me convierte en alguien gigante escondida en tus espaldas.

Me gusta ser pequeñita, me gusta que me obsequies ositos, flores y mimos.
Me gusta que cada noche me visite una estrella y que cuando duermo, me lleves a pasear en nubes de algodón.

Te amo mi amado Jesús, te amo con todo mi ser, te amo ahora y siempre.
Porque es imposible no poder amar a alguien como vos.

Jesús, sé que soy al igual que cada mujer que te busca y le abre la puerta de su corazón, la niña de tus ojos.

Gracias por estar siempre, gracias por tu fidelidad, gracias por tu fortaleza y consuelo.
Gracias por tu amor y poder, gracias por ser quien sos.

Jesús, te amo.