jueves, 4 de marzo de 2010

¿CÓMO LLEGO A SER UNA....?


Una mujer comprometida con Dios, es quien a pesar de sus problemas, dificultades, necesidades, debilidades, etc. tiene su corazón rendido totalmente a Dios.
Porque el compromiso y la lealtad pasa desde el alma, desde el corazón, es saber que nuestra vida está escondida en la palma de su mano, es saber que somos la niña de sus ojos.
Sé que muchas de nosotras somos mujeres comprometidas con Dios, porque a pesar de todo lo que nos rodea, le dijimos sí a EL.
Porque entendimos que en El está la vida, qué es nuestro protector, nuestro salvador, nuestro sanador.

Yo sé que soy una mujer comprometida con Dios, porque le entregué y le entrego cada día mi vida y todo mi ser a El.
Porque le busco en oración, porque leo su Palabra, porque le amo con locura, porque le doy gracias cada día, porque amo su santidad y amo su verdad.
Porque entendí que no tengo que solucionar todo como si yo fuera Dios, sino que tengo que caminar junto a El y mantener mis oídos bien abiertos para saber qué es lo que El desea de mí.

Deseo que en este mes de la mujer, podamos cada una de nosotras, llegar a ser mujeres comprometidas con Dios, porque así seremos mejores esposas, mejores madres, mejores hijas, mejores ciudadanas y por supuesto, seremos mejores con nosotras mismas.

!Qué Dios te bendiga!!