domingo, 19 de octubre de 2014

"BENDECIDO DIA DE LAS MADRES"

Hola... Hoy para nosotras aquí en Argentina, es el día de las madres y desde mi corazón quiero bendecir a cada mamá y pedirle a Dios que en el nombre de Jesús les conceda las peticiones que están en cada corazón.




Padre amado, en este día, te pido una bendición especial sobre cada madre para que las fortalezcas, las ayudes, las llenes de tu presencia, les des de tu victoria y en especial que tu amor esté rodeando sus vidas.
Bendice a cada familia, dales un amor sobrenatural por cada madre y que tu gracia esté sobre cada mujer en este día.
Te ruego en especial por aquellas mujeres que no pueden quedar embarazadas, te pido en este día en el nombre de Jesús que estés extendiendo tu mano de poder y las sanes.

Amado Dios que en este día de las madres, estés sorprendiendo a cada una de ellas, que tu Espíritu Santo las inunde con olor fragante y las eleve a las alturas, para ver con los ojos de la fe todo aquello que Tú tienes para cada una de ellas. En el nombre de Jesús, amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!




miércoles, 15 de octubre de 2014

" SE ESTREMECIÓ, SE CONMOVIÓ, LLORÓ Y LO RESUCITÓ"

Hola... ¡Bendiciones en este bello día!
Estoy meditando sobre el libro de San Juan en el Nuevo Testamento y hoy en especial me detuve en el capítulo 11, la historia de Lázaro. De más estar decir que me conmoví hasta las lágrimas.
Se que el Espíritu Santo tocó mi vida, al igual que lo quiere hacer con la tuya también.
Abrí tu corazón a Jesús y dejá que su favor comience a rodear tu vida.

San Juan 11:32 María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano.
33 Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió,
34 y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve.
35 Jesús lloró.
36 Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba.
37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?
38 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima.
39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.
40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?
41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído.
42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que Tú me has enviado.
43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!
44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
45 Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en Él.

Ante semejante historia de poder y amor, voy a ser lo más breve y sencilla posible.
Quiero decirte que Jesús siempre se estremece y se conmueve ante tu clamor, y ante tu petición. Y al igual que a Lázaro, Él tiene todo el poder para resucitar cualquier situación difícil que nos toca atravesar.

Hoy quiero darte esta palabra de aliento....

San Juan 11:40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

Amado Dios, en el nombre de Jesús, te pedimos perdón por nuestros pecados; y  te pedimos en este día que la presencia del Espíritu Santo sea derramada sobre nuestras vidas y nuestro hogar. 
Te rogamos que nos ayudes a creer, porque sin fe es imposible agradarte. Y  nosotros amado Dios deseamos agradarte, obedecerte y recibir también por medio de Cristo Jesús nuestro milagro, el cual Tú conoces mi amado y bendito Dios.
Porque a Tí no te es ajeno nuestro clamor y tus oídos están atentos a nuestros ruegos, a nuestra petición.
Te pedimos hoy amado Jesús, que al igual que como lo hiciste con María, salgas a nuestro encuentro, nos restaures, nos abraces, nos consueles y en tu estremecimiento y compasión, muevas tu mano de poder en nuestra familia y hogar. Te rogamos que al igual que lo hiciste con Lázaro, resucites todo lo que está muerto en nosotros, en nuestro hogar, en nuestra familia y en todo lo que emprendemos.
Te necesitamos, te amamos y te damos toda la gloria. Amén.

Con cariño: Tere.

 

martes, 14 de octubre de 2014

"COMO MUJERES TE DICIMOS... QUEREMOS SER CONFORME A TU CORAZÓN"



Amado y precioso Dios, en este día nos unimos tus hijas,  para pedirte en primer lugar perdón por nuestros pecados y para consagrarte una vez más nuestras vidas a Tí. 
Te rogamos que la presencia del Espíritu Santo esté sobre nosotras y nuestra familia.


Amado Dios, nuestra meta es ser una mujer conforme a tu corazón, conforme a tu voluntad.
Te rogamos que nos ayudes a ser mujeres sabias y no necias. Necesitamos tu guía y tu sabiduría para llevar nuestro hogar adelante.
Amado Dios, es en el nombre de Jesús que te decimos... Henos aquí Jesús, toma nuestras vidas, nuestras familias, somos tuyos y deseamos vivir en santidad, en amor, en obediencia, en victoria, sabiendo que Tú nos amas y nos llevas por medio de Tí a vivir un estilo de vida superior.

Querido Dios, te rogamos por muchas de tus hijas amadas, que están tristes, que están pasando por situaciones difíciles, que están siendo oprimidas, violentadas, que están bajo enfermedad, bajo un manto de angustia y desesperación; Padre, en el nombre de Jesús te rogamos que las libertes, las sanes, que las levantes por medio de tu mano de amor y de poder y que las rodees con tu favor.

Precioso y poderoso Dios, que en este día tu presencia nos llene, nos unga, nos ministre,  nos sanes, nos bendigas y nos capacites, para llevar adelante tu preciosa y divina voluntad. En el nombre de Jesús, amén.

 
Proverbios 31:29 Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.
30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

Salmo 37:4 Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.
5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en Él; y Él hará.


Con cariño: Tere.




viernes, 10 de octubre de 2014

"CUANDO ORDENABA EL CAJÓN DE MI MESITA DE LUZ"

Hola.... ¡Qué la paz y el amor de Dios inunden tu vida y tu hogar!
Estoy escuchando una prédica de un pastor que me bendice mucho y además mientras tanto estoy ordenando mi habitación y al llegar a mi mesa de luz, saqué el cajón, lo coloqué en mi cama y abrí una cajita la cual tengo cosas mías muy queridas. Y  entre esas cosas, encontré un escrito que Dios me había dado; la fecha... 06/10/04, más exactamente a las 17:20hs.
Esta notita, me la había dado el Espíritu Santo mientras yo estaba enferma y yo la anoté, la atesoré en mi corazón y por supuesto la creí.

Justo entró uno de mis hijos a mi habitación y se la leí y le dije.... esta palabra me la dio el Espíritu Santo hace 10 años atrás y hace ya nueve que estoy sana por la mano de Dios; esta es una palabra de profecía porque se cumplió. Y quiero compartirla con vos también, para alentar tu fe, para que no te desanimes, para que sigas creyendo que la mano de Dios se mueve siempre a nuestro favor, en el momento que menos lo esperamos y en el día exacto que Él tiene preparado para nosotros.
Debemos caminar en las promesas de Dios, la Biblia está llena de sus promesas para sus hijos, debemos sacudirnos y levantarnos en el nombre de Jesús y comenzar a caminar con los ojos de la fe, puestos los ojos en Jesús.

La palabra que Dios me había dado es la siguiente....

__ Tere, vas a recibir algo sobrenatural y vas a recibir la sanidad, porque esta sanidad no te va a ser callar y se van a entregar almas por tu hablar.

Quiero decirte, como testimonio, que Dios me sanó de Síndrome de Fatiga Crónica en el año 2005, casi un año después que recibí esa bendita palabra. Padecí esta enfermedad por nueve años, fue horrible, sufrí mucho físicamente; pero Dios siempre estuvo a mi lado.

Cuando Dios me sanó, no puede callarme, abrí mi blog, y comencé a testificar de lo que Dios había echo conmigo. También comencé a hablar a toda las personas de lo que Dios hizo en mi vida, también a través de mi libro "Ahora sé quién soy", Dios lo usó y lo usa para que almas se entreguen y muchas personas a través de mi testimonio, de la obra del Espíritu Santo en mí, han recibido a Cristo en el corazón y otras tantas han recibido sanidad divina.

No tengo mérito alguno en esta sanidad, todo el mérito, toda la gloria, toda la honra y el poder es para mi Cristo.
No sé cual es tu situación, ni tu enfermedad, ni tu dolencia, ni tu dolor, pero Jesús sí lo sabe, por eso te invito hoy a creer en su poder, te aliento a no bajar los brazo y a tomarte fuerte de la mano de Dios.
Como siempre cuento, a  los 30 años me habían dado cuatro años de vida, hoy tengo 48 años y soy un milagro vivo y verdadero del poder de Dios.

Levantá tus brazos al cielo y dejá que la presencia de Dios te llene hoy.

Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Padre amado, en el nombre de Jesús te pido en este día, que tu Espíritu Santo esté tocando cada vida. Te ruego amado Padre divino, que así como obraste en mí y me sanaste, lo hagas en cada vida enferma, en cada vida que se siente morir.



Amado Dios, para Tí no hay imposibles y es en el poderoso nombre de Jesús que toda enfermedad tiene que huir, es en el nombre de Jesús que las cadenas que atan las vidas tienen que caer y ser libres para tu gloria.
Señor amado, desatá hoy milagros, desatá hoy restauración, sanidad, liberación, paz, amor y salvación a cada vida que lo está necesitando.
En el nombre de Jesús, amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!

miércoles, 8 de octubre de 2014

"YO SOY, EL QUE HABLA CONTIGO....MEZCLADO CON UN POQUITO DE MI TESTIMONIO"

Hola... ¡Qué Dios te bendiga!!!

¡Qué puedo decir de el día de hoy, tendremos otra jornada de mucho calor, sí así es, estando en el inicio de la primavera estamos teniendo días de lluvia, frío, humedad, sol, calor, mucho calor!!!!
Pero como mañana llega la lluvia, estoy aprovechando este lindo día.


Siempre fui una persona desde pequeñita bastante enferma, fui gracias a Dios, hoy ya no.
Y como comparto en mi libro, pasé por diferentes etapas en mi vida, afrontando distintos temas de salud, así que sé lo que siente una persona enferma.
Sé los temores que nos invaden, el cansancio, la desesperanza y la incertidumbre de pensar que tal vez Dios no nos va a sanar.


Porque cuando pasamos por algún tema de salud, cuando alguna enfermedad golpea a nuestra puerta, al principio nos invade el temor, tal vez se nos apodera la negación, o quizás luego viene el enojo, después nos deprimimos y en todo ese transcurso que vamos afrontando distintas situaciones emocionales, vamos aprendiendo a confiar en Dios y a entregarle a Él nuestra carga. Y es ahí cuando nuestra fe aumenta y comenzamos a ver que en Cristo hay esperanza y que nuestro socorro viene de Dios. Él es fiel, Él es especialista en resolver nuestros imposibles!!!!!

Te comparto todo esto, porque estoy meditando sobre el libro de San Juan en el Nuevo Testamento; más precisamente el capítulo 4 y cuando llegué al versículo 26 me recordé cuanto me impactó este pasaje.
Vení.... leelo conmigo....

San Juan 4:26 Jesús le dijo: Yo Soy, el que habla contigo.

Jesús mismo hablando con la mujer samaritana, llevándola a desnudar su alma, a mostrarle su condición y por supuesto presentándose como un Dios y amigo amoroso que se detiene en el camino interesado en hablar, en relacionarse con esta mujer, trayéndole esperanza y revelándole su divinidad.

Recuerdo cuando estaba en mi lecho, allí enferma y leí este pasaje. inmediatamente las lágrimas comenzaron a correr por mis mejillas. Sentía que Jesús estaba allí en mi habitación y al igual que a esta mujer, se presentaba a mi vida diciéndome.... No temas Tere, Yo Soy, el que habla contigo, el que sabe tu dolor, de tu necesidad, y vine a revelarte mi divinidad, a traerte paz y esperanza, a tomarte de tu mano y sacarte del pozo de desesperación.

Cuando enfermé gravemente, llevaba años de vivir tomada de la mano de Dios, había recibido a Jesús en mi corazón a los 19 años de edad, y me había enfermado a los 30 años, en pleno servicio a Dios. Y de los 30 años a los 39 años, supe lo que se siente estar enferma, puedo cerrar mis ojos y sentir lo que sufre una persona con un mal diagnóstico, y también puedo cerrar mis ojos y sentir el perfume suave de Jesús alentando nuestras vidas, llevándonos a confiar en Él, quitando nuestra mirada de lo terrenal y colocándola en lo sobrenatural. Porque es allí donde la mano de Dios se mueve a nuestro favor.

Dios moldeó mi vida, se reveló en la oscuridad de mi habitación, me llevó a caminar por todo el Salmo 23, me sedujo con su presencia santa y cuando a Él le pareció oportuno, me sanó.


Hoy quiero alentar tu vida, quiero invitarte a que confíes en este maravilloso Dios, porque en este día, Él está a tu lado, a Él no le es ajeno tu dolor, Él ha escuchado tu petición y te dice....

___No temas, Yo Soy, el que habla contigo.





Jesús dio su vida, no solo para que tengamos salvación y vida eterna, sino también para que en Él recibamos sanidad divina, gracias a su sacrificio en la cruz. Él vive, Jesús resucitó!!!! Su mano de poder aún no se ha cortado, no dejemos que las situaciones difíciles que estamos enfrentando y los ataques de satanás, nos roben la fe.
¡Somos más que vencedores en Cristo Jesús!!!!!!!

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!






martes, 7 de octubre de 2014

"STOP Y NO MAS...."


 
 
 
 
 
 
San Juan 10:7 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo Soy la puerta de las ovejas.
8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.
9 Yo Soy la puerta; el que por Mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
11 Yo Soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.
 
Con cariño: Tere.
 


lunes, 6 de octubre de 2014

" MIRAR HACIA ARRIBA..."

Era una mañana de sol y todavía me encontraba en mi cama. Mi despertador acababa de sonar y sinceramente no tenía fuerzas para levantarme. No había pasado una buena noche, estaba atravesando por algunos problemas que intentaban robarme la paz. Y por más que oraba, declaraba la Palabra de Dios y renunciaba a toda ansiedad; mi corazón estaba agitado ante tantas situaciones adversas que estaba atravesando.
Fue entonces cuando tomé mi manta y tapé toda mi cabeza, no quería ni siquiera ver la luz de un nuevo día y susurrando le dije a Dios.....
__No me quiero levantar, no quiero empezar un nuevo día, quisiera desaparecer.
Un declaración fuerte verdad, pero no ajena a la de muchos de ustedes que me están leyendo en este momento. Porque como siempre digo, para mí los súper cristianos no existen y es tiempo de quitarnos la careta y reconocer que vamos a pasar por situaciones que nos van a llevar a no querer empezar un nuevo día.
Pero gloria a Dios, que Jesús  es Súper, Él es mi súper héroe, Él es poderoso, es amoroso, es compasivo, es comprensivo, es mi amigo fiel y sé que esa mañana se sentó a mi lado y acarició con su presencia mi corazón.
 
Y cuando estaba escondida entre mis sábanas, sentí que el Espíritu Santo me decía....
 
__ Tere, mirá hacia arriba.





Y sin dudarlo, saqué mi cabeza de entre mis sábanas, levanté mi mirada, reconociendo que me estaba dejando robar mi bendición, sabiendo que satanás me quería ver destruída, sin fuerzas, encerrada en mi cuarto, sin ganas de empezar un nuevo día.
Estaba gozosa, ya que la presencia de Dios había entrado a mi cuarto y me había alentado con tan solo unas pocas palabras pero con un profundo significado.
Y  ese día entendí lo que significada mirar hacia arriba...
 
Mirar hacia arriba, es en primer lugar reconocer que Dios está sobre mí.
Mirar hacia arriba, es dejar de ver el piso como si fuera una gallina y atreverme a volar como las águilas con los ojos de la fe.
Mirar hacia arriba es extender mis brazos en oración y tomarme fuerte de la mano de Dios.
Mirar hacia arriba es decirle a Dios, creo en Tí, y Tú estás cumpliendo tu palabra en mi, cuando un día antes te había declarado creyendo en tu Palabra...
San Mateo 11:28 Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar.
 

Recuerdo que le había dicho a Dios...
__ Señor, así estoy yo, cargada y trabajada de tanta preocupación, por favor voy a Tí, te entrego mis cargas y Tú hazme descansar.

Y Él lo hizo, se presentó allí en mi habitación, en aquella penumbra, me tomó de mi mano, me sacó del pozo, me rescató de la angustia y me llevó a ver con los ojos de la fe, sabiendo que a su tiempo Él hará el milagro que estoy esperando.
 
Ya pasó un tiempo de esta experiencia que les estoy contando y sinceramente todavía no ha llegado la respuesta que espero de parte de Dios, pero entiendo que Él está permitiendo esto en mi vida para enseñarme, para llevarme a crecer, para que yo deje de mirar las circunstancias difíciles y pueda así ver con los ojos de la fe.
Porque con los ojos de la fe, nos movemos en el plano sobrenatural, allí donde Dios opera milagros.
En cambio con los ojos de la duda, de la queja, de la desesperación, nos movemos en el plano natural, donde constantemente nuestra carne y satanás también, nos acosan y nos hacen creer que todo va a seguir igual.
 
Recuerdo que después que Dios me dijo mirá hacia arriba, me levanté de un salto de mi cama, levanté mi persiana dejando entrar los rayos de sol y me fui feliz y con paz a llevar un nuevo día adelante, con la expectativa inmensa de que Dios obrará.
 
No sé cual sea tu situación, pero hoy te animo con esta palabra y en donde te encuentres por favor, levantá tu mirada y mirá hacia arriba, extendiendo tus brazos hacia el cielo y dejando que el poder de Dios renueve tu interior y tu corazón. Él lo hará!!
 
Te regalo estas letras que le escribí a Dios hace unos días atrás, espero te sean de bendición.
 
 
Lléname de Tí Espíritu Santo
Lléname de tu fragancia y de tu poder.
Lléname de Ti y de tus mañanas
Lléname de tu favor y de tu eterno amor.
Lléname de tu presencia santa.
De tu fuente de vida y de  tu majestad.
Lléname de tu virtud sanadora y de tu fragancia.
De tu paz inmensa y tu gracia sin igual.
Lléname de Tí Espíritu Santo.
Sé Tú mi consuelo y mi despertar.
Sé con tu aceite mi motor de vida.
Sé en cada mañana quien me da la paz.

1 de Juan 5:10 El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.
11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.
12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.
13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.
14 Y esta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye.
15 Y si sabemos que Él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.
 

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!

miércoles, 1 de octubre de 2014

"EN OCTUBRE... UNA PALABRA PARA TÍ MUJER"


Hola... En Buenos Aires si miramos por la ventana podemos observar un comienzo de octubre nublado,  un poco de fresco y con otro poco de niebla.
Pero en mi corazón tengo toda la expectativa en Dios de comenzar un mes de octubre lleno de su luz, de su calor, de su abrigo, de su frescura y de su bendición.

Anoche, cuando me fui a dormir, tomé mi celular, me puse los auriculares y estuve escuchando en la radio cristiana una prédica de un pastor, el cual Dios usa siempre para bendecir mi vida con sus enseñanzas.
De repente, allí en la oscuridad de mi cuarto, sentí una presencia cálida a mi alrededor, hasta me atrevería a decir que podía sentir las pisadas de Jesús al lado mío.
Sabía que la presencia del Espíritu Santo estaba allí y mi corazón se estremeció, mi ser se llenó de gozo y mi espíritu comenzaba a recibir paz y el deseo inmenso de que su presencia bendita me inunde y me llene en la ya avanzada noche.

De repente, mi corazón comenzó a latir más fuerte y como una niña pequeñita, saqué mi mano de las sábanas y como buscando abrazarlo apreté muy fuerte mi puño queriendo sentir su mano en la mía.
Me sentí pequeña ante su grandeza.
Y fue como una brisa cálida, que sentí su mano suave sobre mi cabeza y en mi corazón estás palabras cobraron vida....




___ Decile a mis hijas que anhelo cada día acariciar sus mejillas y poner mis manos sobre sus cabezas, apretando sus manos suaves y renovando así el corazón de cada una de ellas.






Y después de esas palabras, en una décima de segundos, esa presencia bendita ya no estaba, las lágrimas corrían por mis mejillas, mi ser estaba conmovido.
Jesús en medio de mi petición, de mi búsqueda, de mi necesidad, allí en mi habitación, me visitó, me alentó y me habló para no solamente traer paz y renuevo a mi vida; sino para transmitirte a vos amada mujer, que para Dios sos especial tesoro y está atento al clamor de tu corazón. ¡Él desea pasar tiempo contigo!

En donde te encuentres, te invito a que cierres tus ojos, te invito a derramar tu alma en su presencia, a entregarle el control de tu corazón, a rendirte ante su majestad y dejarle una a una tus cargas, tus temores, tus preocupaciones y tus necesidades en sus dulces manos; porque Dios siempre tiene cuidado de Tí.

No comencemos el mes de octubre, con los temores que tal vez nos gobernaron en el mes de septiembre. Empecemos este nuevo mes, sabiendo que nada ni nadie nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús y que para el que cree todo lo es posible. Porque para Dios nada hay imposible, Él es el Gran Yo Soy, el León de la Tribu de Judá, Jesucristo es la Rosa de Sarón y con su perfume anhela hoy inundar tu valiosa vida.

Cantares 2:1 Yo Soy la rosa de Sarón, Y el lirio de los valles.

San Juan 7:38 El que cree en Mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

San Mateo 11:28 Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar.

Isaías 41:13 Porque Yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, Yo te ayudo.

Proverbios 1:33 Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.


 
Amado Dios, venimos ante Tí en el nombre de Jesús para pedirte perdón por nuestros pecados y para consagrarte nuestra vida y nuestro hogar.
Padre Dios, ponemos en tus manos este mes de octubre, nos cubrimos con la sangre de Cristo Jesús y cubrimos a toda nuestra familia.
Te rogamos que tu favor, tu unción, tu paz, tu restauración, tu gozo, tu amor, tu salud, tu descanso, tu misericordia y tu gracia nos inunde hoy y siempre.
Nuestro ser te clama, nuestro corazón te necesita, queremos agradarte más cada día.
Amado Dios, aquí estamos, somos tus hijas y anhelamos que tu dulce mano acaricie nuestras mejillas, que tu mano de poder esté sobre nuestra cabeza, que la unción del Espíritu Santo esté rompiendo todo yugo y nos lleve a tomar la victoria para nuestra vida y familia en Cristo Jesús.
Te amamos, amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!



martes, 30 de septiembre de 2014

"EXTENDIÓ.... LE TOCÓ.... Y LE DIJO...."

Hola.... ¡Qué Dios te bendiga!
Esta mañana estaba meditando sobre el libro de Santiago en el Nuevo Testamento; luego leí San Mateo y Nahúm (este último en el A.T). Y es precisamente en estos dos textos que me voy a detener y voy a escribir lo que Dios ha puesto en mi corazón.



 
 
 
 
San Mateo 8:1 Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente.
2 Y he aquí vino un leproso y se postró ante Él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.
3 Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

Cuando comencé a leer en este texto de Mateo, sobre Jesús que descendió al monte, inmediatamente vino a mi mente, que Él siempre se inclina, siempre viene hacia nosotros cuando nos hallamos en el monte de oración.
Pensé en mi vida y en la tuya, cuando nos disponemos a orar y a clamarle con todo el corazón. Pensé en el amor de Jesucristo, que mira siempre nuestra condición así como lo hizo con este leproso. Y pensé en las veces que le he dicho... Jesús, si Tú quieres puedes sanarme, o contestar esta oración, etc.
Y lo más maravilloso es que Jesús, al dar su vida por nosotros nos entrega todas sus bendiciones y por medio del Espíritu Santo nos lleva a tomar nuestra victoria.
Jesús siempre se compadece, siempre nos oye, el amor de Dios es tan grande que nos ha dado a su único Hijo, tan solo e inmensamente por amor.
Y al leer el versículo tres, las actitudes de Jesús me infundieron más fe aún.... Él extendió su mano, Él tocó al leproso y le declaró la palabra de sanidad.

Nuestro Dios no ha cambiado, su poder no ha menguado, Él sigue obrando milagros y maravillas. Él sigue compadeciéndose por nuestras necesidades y siempre busca un corazón con fe para así poder mover su mano de poder y rodearnos con su favor y su amor.

No sé por la situación que estés pasando, pero te invito a que vayas a su presencia en oración, le entregues aquello que está seco, enfermo, necesitado, destruido, etc. y le clames sabiendo que tu oración no vuelve vacía. Y Jesús se llegará a Tí, extenderá su mano, te tocará y declarará su bendita Palabra y sé que las montañas se moverán.
 


Nahúm 1:7 Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en Él confían.

Este texto de Nahúm lo leí justo cuando estaba cerrando mi Biblia, lo tenía marcado con resaltador, y seguramente que al igual que aquella vez hoy Dios también me está hablando a mi corazón y sé que al tuyo también.

__Dios es bueno, el que me y te fortalece por medio de su Hijo Jesús en el día de la angustia y cada vez que clamamos  nos escucha, porque está atento a quienes en Él confían.
¡Jesús te ama y pelea por nosotros!


Con cariño: Tere.




lunes, 29 de septiembre de 2014

"UN LUNES DE TU MANO.... UN MES QUE ESTÁ TERMINANDO Y OTRO POR COMENZAR"

Hola... ya estamos terminando el mes de septiembre y además estamos a comienzo de semana.
¡Cuántos desafíos tenemos por delante!
No quiero detenerme a pensar en las cosas que no hice en este mes que ya se nos va, porque sino me generarían ansiedad y tal vez culpa.
Simplemente quiero agradecer a Dios por haberme acompañado y ayudado a vivir de su mano todo el mes de septiembre y sé que de igual manera lo hará en octubre.
 
 
 
Tengo muchas oraciones que aún mi Señor no me ha contestado, pero tengo un montón que sí lo hizo.
Pero como siempre digo, no sigo a Jesús por lo que me da sino por lo que Él es. Y mi corazón se deleita en Dios sabiendo que a su tiempo me dará las peticiones de mi corazón.

Salmo 37:4 Deléitate asimismo en Jehová, Y Él te concederá las peticiones de tu corazón.
5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en Él; y Él hará.

 
Dios hizo este día y nos está dando el privilegio y la oportunidad de vivirlo.
En lo personal elijo llevarlo adelante tomada de su mano, de sus promesas divina, confiando en que tiene planes de bien y de paz para mí y mi hogar.
 
Oremos:
 
Amado Dios, en primer lugar venimos ante Tí en el nombre de Jesús y te pedimos perdón por nuestros pecados, nos arrepentimos de ellos.
Te pedimos Padre amado que tu Espíritu Santo sea derramado sobre nuestra vida y nuestra familia, que tu presencia nos inunde y nos lleve a vivir por medio de Cristo Jesús una vida en victoria y en paz.
Señor, gracias por este día de vida, gracias por este mes de septiembre que ya termina. Te rogamos que el mes de octubre sea un mes de nuevos comienzos en Tí, que tu favor nos rodee y que derrames de tu sabiduría para que podamos tomar decisiones sabias.
Te consagramos nuestra vida, nuestro hogar y nos cubrimos con la sangre de Cristo Jesús.
Padre bendito, te rogamos en el nombre de Jesús que traigas paz y amor a cada hogar, que derrames de tu poder en cada familia, trayendo salvación y restauración. Te pedimos que en esta semana podamos ver de tus milagros y maravillas, que estés salvando, sanando, liberando, restaurando y prosperando a cada hijo/a tuyo.
Señor ayúdanos a deleitarnos en Tí a pesar de los problemas y dificultades, renunciamos en Cristo Jesús a toda incredulidad, a todo temor, a toda desesperación y angustia, sabiendo que ninguna oración vuelve vacía.
Te damos las gracias por estar a nuestro lado, por amarnos y por cuidarnos cada día.
Usa nuestras vidas, glorifícate en nuestras familias, úngenos para llevar tu Palabra y que en el nombre de Jesús hagamos proezas para la gloria de Dios.
Amén.
 
Con cariño: Tere.
 
 

 

domingo, 28 de septiembre de 2014

"PARA REFLEXIONAR....¿HACIA DÓNDE TE LLEVAN LOS PASOS QUÉ ESTÁS DANDO?


Una mala relación, la falta de perdón, malas decisiones, malas amistades, fornicación, malos pensamientos, celos, contienda, envidia, el temor, dejar de orar, no tener comunión con El Espíritu Santo, no leer la Biblia y ponerla por práctica;  y seguramente muchas situaciones más, son las que te llevan a dar pasos que te alejan  de Dios.

Hoy es importante que puedas tomarte un tiempo, dejar a un costado todo lo que estás haciendo, encerrarte en intimidad con Dios y preguntarle al Espíritu Santo que saque a la luz todo aquello oculto de tu vida que te aleja de la presencia de Dios.

La duda en tu vida, te lleva a dar pasos de retroceso, es acción, pero esa acción que te desvía del camino correcto en Cristo Jesús.
La fe, es una actitud que te lleva a avanzar, a tomar por medio del sacrificio de Jesús, las bendiciones para tu vida.
La duda te roba la paz, en cambio la fe en Cristo Jesús te da esa paz que sobrepasa todo entendimiento.

Satanás trabaja incansablemente para verte derrotado, angustiado, frustrado, tentándote a dar pasos que alimentan tu carne y debilitan tu espíritu.
Pero el Espíritu Santo te eleva a las alturas, te lleva a tomar la victoria que Dios ha preparado para vos, por medio de su amado Hijo Jesús.

Para reflexionar:

¿Estás viviendo bajo la voluntad de Dios?
¿Estás dando pasos qué te alejan de Él?
¿Estás rodeado/a de personas qué te alejan del camino de Dios?
¿Tenés en tu corazón actitudes qué te llevan a dar pasos alejándote del Maestro divino?

¡Vale la pena hoy, tomarse un tiempo en la presencia de Dios y entregarle tu vida, arrepentirte de tus pecados, tomar la decisión de seguirlo y de vivir conforme a su bendita voluntad.

1 de Corintios 10.23 Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.

Filipenses 4:7 Y  la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!




jueves, 25 de septiembre de 2014

"LA FALTA DE PERDÓN.... DAÑA TU VIDA, TU ENTORNO Y TU CORAZÓN"


Hola... ¿Cómo estás?
¡Es mi deseo qué Dios bendiga tu vida y tu familia!!
Hace unos días que tengo en mi corazón escribir sobre la falta de perdón. Espero que te sea de  bendición y si estás atravesando por esta situación, que puedas hoy ser libre en el nombre de Jesús.


Efesios 4:32 dice; “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

Colosenses 3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Mateo 6:14-15, “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Cuando hay falta de perdón en nuestro corazón, inmediatamente comienza a brotar una raíz de amargura, acompañada de resentimiento, muchas veces de odio, de autocompasión, de bronca, de pensamientos que nada tienen que ver con los de Dios.
La falta de perdón nos enferma el alma, el cuerpo y el espíritu.
Ahora bien, pensemos en la actitud de Dios..... Si Dios siendo Dios, nos perdona a través de su Hijo Jesucristo... ¿Quiénes somos nosotros para creernos más que Dios y no perdonar?
En este día, te invito a que te tomes unos minutos y pienses en todas aquellas personas o vivencias que llevás atadas en tu corazón, las cuales no podés soltarlas y así perdonar.
Hoy es el día que tomes la decisión de identificar cada falta de perdón que está anidado en tu corazón y sueltes todo en las manos poderosas de Dios.
Porque el perdonar es una decisión personal, es algo que la Biblia nos enseña, no tenemos opción, si queremos recibir el perdón de Dios y por ende sus bendiciones, debemos perdonar.
Te invito a hacer esta oración, por favor abrí tu corazón a Dios y dejá que el Espíritu Santo ministre tu vida y te llene de su presencia. Dejá que el poder de Jesús te restaure, te sane, te liberte y puedas así sentir que la mano de Dios te sostiene y te lleva a vivir una vida en victoria por medio de Jesucristo.
 
 Dios, en el nombre de Jesús,  te pido perdón por todos mis pecados, reconozco que te he fallado. Recibo a Jesús como mi Salvador personal y el dueño de mi vida. Por favor anotá mi nombre en el Libro de la Vida.
Espíritu Santo, por favor deseo conocerte, te ruego que me ayudes a orar conforme a la voluntad de Dios.
Ahora en el nombre de Jesús, tomo la decisión personal de perdonar a ...(poné el nombre de la o las personas que tenés que perdonar o tal vez seas a vos mismo/a).

Amado Dios perdono a esta/as personas, y a mi mismo/a, suelto en tus manos precioso Dios todo lo que me ata y me lleva a vivir esclavo a la falta de perdón.
Renuncio en Cristo Jesús a toda falta de perdón, a toda raíz de amargura, resentimiento, culpa, odio, rechazo, depresión, a toda división familiar, a todo deseo de venganza, a todo pensamiento de muerte, a toda incredulidad y a todo lo que viene a destruir mi vida y mi familia. Me declaro libre ahora en el nombre de Jesús.
Espíritu Santo lléname por favor de tu presencia, que tu unción llene cada espacio de mi vida y me lleve a tomar en Cristo Jesús las bendiciones para mi vida y mi hogar. Amén.
Cuando acudimos a Dios y reconocemos nuestros pecados y nuestra falta de perdón y tomamos la decisión de perdonar; inmediatamente el Espíritu Santo rompe todo yugo, toda atadura y somos libres en el poderoso nombre de Jesús y Él te fortalece para llevar adelante la decisión que tomaste para perdonar. (Isaías 10:27 y Filipenses 4:13)
 
Con cariño: Tere.
¡Qué Dios te bendiga!